viernes, 26 de febrero de 2016

Reseña: Animal Man – El Zoo Humano (Grant Morrison)

Este primer tomo publicado por ECC recopila los nueve primeros números de la etapa Morrison.

Animal Man, un personaje que apareció por primera vez Strange Adventures #180 en 1965, creado por Dave Wood y Carmine Infantino, es otro de los muchos ejemplos que hay de personajes olvidados, que de repente un guionista con mucho talento (en este caso Grant Morrrison) lo revitaliza y lo pone de moda.

Lo primero que llama la atención y una de las cosas que más nos gusta, es el hecho de que no se cuente el origen del personaje, si no que en una viñeta como quien no quiere la cosa, se comenta de pasada que las habilidades las adquirió tras un encuentro con una nave extraterrestre. Unos poderes de lo más simples (imitar las habilidades de los animales), pero que nadie hasta la fecha se había preocupado de explotar como lo hace el escocés. Unos poderes que se van desarrollando y que la va a permitir a nuestro héroe hasta copiar habilidades de animales extinguidos.

El protagonista es Buddy Baker, un hombre común que a sus treintaytantos años se plantea ser un héroe profesional a jornada completa y poder vivir de ello con un sueldo fijo. Con esta premisa tan sencilla se irán desarrollando una serie de historias de lo más complejas. En uno de los números conoceremos el caso de un simio al que le inyectan una enfermedad para experimentar en los laboratorios. Otra historia es la de la invasión de la raza de Hawkman, que acaba de la forma más simple posible. También veremos muchas escenas domésticas y cotidianas, algo que nos encanta en los cómics. En un momento dado, por ejemplo, vemos como Animal Man decide hacerse vegetariano, con el consiguiente enfado de su mujer por el hecho de tirar comida de origen animal.

Llegados a este punto hay que decir que los personajes secundarios tienen mucho peso en la historia, como los hijos y la propia mujer de Buddy Baker, o algunos de sus vecinos, que veran envueltos en historias humanas que nos llegarán de verdad. Sin ir más lejos, hay una escena que nos dejó helados, en la que por un lado tenemos a Animal Man llevando a cabo una misión, probando sus poderes, etc, y de forma paralela, la mujer y la hija están presenciando como unos cazadores están matando a un gato, y más adelante intentan violar a la mujer. Algo espantoso. También tendremos caméos de altos vuelos (nunca mejor dicho), como cuando nuestro héroe se encuentra con Superman en una azotea, o cuando le visita el Detective Marciano. De obligada mención es el capítulo del Evangelio del Coyote, el cual nos dejó abrumados por su originalidad, y por no haber visto nada igual en los cómics, hasta ahora.

Estamos hablando de un cómic que no sabríamos decir si llega a romper la cuarta pared, pero desde luego, si que interactua con el lector. Lo cierto es que Morrison consigue hacernos reflexionar sobre cuestiones ecológicas o medioambientales a través de una historia de superhéroes cargada de cotidianidad, como ya hemos dicho. Una obra de obligada lectura que hemos disfrutado por primera vez gracias a ECC, y que podéis adquirir en el siguiente enlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario